Isidora Henríquez: “Mirar el Quijote es un recordatorio constante de que sí se puede”

IMG_0995

Isidora Henríquez es egresada de nuestra Facultad, ayudante en el ramo de Derecho Tributario del profesor Miguel Ángel  Zamora. Este año recibió El Quijote, la máxima distinción que entrega la Facultad de Derecho al egresado que durante toda su trayectoria estudiantil, logró obtener el mejor rendimiento académico en la Ceremonia de Inauguración del Año Académico.

Entrevistamos a Isidora para conocer su experiencia como mejor estudiante a lo largo de su carrera.

 ¿Cómo crees que lograste obtener la máxima distinción de la carrera?

Durante los años de estudio me fui dando cuenta que una de las principales exigencias que tiene estudiar Derecho, tiene que ver con la constancia y dedicación. Durante los días de semana intenté dedicarme en un 100% a ella, rindiendo al máximo. Mi objetivo nunca fue tener la mejor nota sino que éstas fueron el resultado de un constante trabajo y aprendizaje de un método de estudio.

 ¿Creíste que tu esfuerzo te llevaría a obtener la máxima distinción que entrega nuestra Facultad?

IMG_0999

Honestamente, nunca pensé que me llevaría el famoso Quijote. Mis compañeros siempre me molestaban y me decían que me lo llevaría, pero la verdad es que tuve compañeros de gran nivel – en todo  aspecto- por lo que la “competencia” fue muy reñida. Ganarlo fue una sorpresa y un reconocimiento maravilloso.

 ¿Qué sueñas para el desarrollo de tu carrera? ¿Qué quieres hacer ahora?

Ahora me encuentro estudiando para el examen de grado y espero que después de este proceso tan difícil vengan grandes oportunidades. Uno nunca termina de aprender,  por lo que junto con continuar estudiando, espero poder desarrollar o aplicar todo lo aprendido durante esta carrera. Espero poder dedicar parte de mis conocimientos al ámbito social, cumpliendo así una de los principales motivos que me llevo a estudiar Derecho.

¿Qué significa para ti, tener el Quijote contigo?

Además de ser una gran distinción es también una gran responsabilidad haberlo ganado, ya que siempre deberé estar a la altura del mismo.

Es un gran incentivo, que da cuenta que uno puede dar más y siempre superarse.

Mirar el Quijote es un recordatorio constante de que sí se puede y, no tan solo que  pude ser la mejor en lo académico, sino que debe extender mi esfuerzo también a otros ámbitos principalmente al profesional.

 

Compartir