Acerca de

“Queremos formar un profesional capaz de crear reglas que resulta de aplicar las normas jurídicas generales y abstractas. El abogado es un creador de reglas particulares en el marco pre fijado por las normas jurídicas, razón por la cual aspiramos a formar abogados capaces de desempeñarse como reguladores de la actividad privada (creadores de contratos, convenciones, pactos, acuerdos, etc.), buenos jueces (capaces de dictar sentencias judiciales aplicando el derecho vigente) y buenos funcionarios públicos (capaces de aplicar las normas jurídicas en la Administración del Estado). Por lo tanto, el tipo de abogado que aspiramos formar está íntimamente unido a un creador de reglas jurídicas que, respetando las normas, sea capaz de regular adecuadamente la realidad social en que debe intervenir”.

Misión y Objetivos

Estos desafíos sólo los enfrentaremos haciendo de esta facultad la más avanzada en lo que concierne a los métodos de enseñanza, a los programas que conforman nuestra malla curricular, a los sistemas de control y al espíritu crítico de los estudiantes para detectar vacíos e insuficiencias.

Queremos que nuestros alumnos investiguen, aprendan, critiquen, pero, por sobre todo, sean capaces de pensar libremente y desarrollar su capacidad creativa. En una etapa histórica de cambios profundos, corresponde al abogado conducir y encauzar este proceso dentro los marcos jurídicos. Sólo así puede subsistir y asegurarse la paz, la justicia y la libertad del espíritu.

Compartir